Soy cedazo

Mi amiga M. me dice: -“Tu problema es el exceso de lucidez”-.
Mi amiga E. me dice: -“Eres como La Piquer, trasladas el baúl y allí donde vas, despliegas el atrezzo y comienzas la función”-.
Estos comentarios podrían resultar ofensivos para un oido estándar pero el mío, por h o por b, no lo es. Él tiene criterio propio y direcciona lo que percibe al lugar adecuado. Véase: Departamento Egocéntrico, Departamento Histriónico, Departamento Títeres y Marionetas, Departamento Me la Trae al Pairo, Departamento No me lo Puedo Creer, Departamento Oigo lo que Quiero Oír, Departamento Qué Coño Dice Shakira, Departamento Porqué Dicen Corasón Cuando Quieren Decir Corazón, y así sucesivamente.
El resto de mis amigas, más prudentes ellas, me dicen:-“No tienes filtro”-.
Entonces, como alma que lleva el diablo y parafraseando a “La niña bonita” (aquella a la que el barquero no quería cobrar el ticket dada su belleza), les respondo:-“No lo tengo, ni lo quiero tener”-.
Pero para mis adentros me digo:
No queridas no tengo filtro porque no estoy hecha ni de fieltro ni de papel, ni de esponja ni de carbón y nunca he clarificado líquidos. Tampoco formo parte de ningún sistema de selección en ningún proceso y, ni que a soñar me pusiera, llegaría yo a ser un manantial de agua dulce cercano al mar. Ni que decir tiene que, en ningún caso, soy un dispositivo que seleccione frecuencias de un espectro eléctrico, acústico, óptico o mecánico. Un poco bruja sí soy, del tipo “La quemaron en la hoguera por hereje, por curiosa, por irreverente y por descarada.” (no confundir con bruja de escoba y verruga en la nariz), porque juro que nunca elaboré una bebida que pretendiera conciliar el amor de una persona, a no ser que el “gintonic” cuente como tal.
Hay un filtro que sí tengo: Un surco en la línea media vertical del labio superior pero, este pasa desapercibido (espero que no caigan en la cuenta). En realidad mis amigas lo que quieren decirme es: “No tienes cedazo”.

El cedazo sirve para separar las partes sutiles de las gruesas en algunas cosas y está compuesto por un aro y una tela más o menos clara que cierra la parte inferior.              (Real Academia Española © Todos los derechos reservados).

Mi oído, al oír filtro, hace como que oye cedazo (una vez pasado por el Departamento de Ósmosis Inversa). Al fin y a la postre, mi respuesta viene a ser la misma:

-“No lo tengo ni lo quiero tener, las niñas sin filtro se echan a perder”-.

Publicado por

buyolblog

Escribo, luego existo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s